Fósil más antiguo de América del Sur

Geólogos encontraron en Olavarría, provincia de Buenos Aires fósiles de biota, una forma de vida antecesora a la fauna actual, que data de hace 545 millones de años y es ahora el fósil más antiguo encontrado en América del Sur

Se trata de cientos de impresiones fósiles de un conjunto de seres vivos hallados sobre piedras descubiertos en Cerro Negro (en el partido de Olavarría, unos 350 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires) por geólogos del Centro de Investigaciones Geológicas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), informó hoy la agencia estatal Télam.

Sobre el descubrimiento

“Encontramos una impresión de un organismo que tiene una estructura, no sabemos si fue un animal o una planta ya que no hay definiciones de animal como tal en esa época. Generalmente, hablamos de organismos vegetales. Pero tampoco podemos definirlos así, entonces lo llamamos biota”, declaró María Julia Arrouy, una de las investigadores del equipo.

“Es como una especie de disco en el cual despúés se ponía una pluma que sería vertical con respecto al mar. Era totalmente marino, algo que vivía entre los dos y los veinte metros de profundidad. Mide entre uno y 20 centímetros de altura. No sabemos si son animales, vegetales, u otro reino”, explicó a Telenoche, Daniel Pore, director de la investigación.

“Con investigadores de Brasil empezamos a estudiarlas con cortes delgados, rayos x, y llegamos a esta conclusión”, subrayó Arrouy. La comunidad científica consideró que eran “formas de vida precámbicas, del tiempo Ediacariano”, detalló la investigadora.

“Desde el principio, nos llamó mucho la atención lo que vimos, porque en el tiempo del que estamos hablando, los únicos organismos que existían eran algas unicelulares flotando en el agua, y esto da cuenta de algo más complejo”, destacó Arrouy.

“Esta es una especie que estaba en el mar. Había muy poco oxigeno, no el 21% que existe hoy. La atmósfera era más concentrada y hacía mucho más calor”, completó Arrouy.

La científica precisó que los fósiles hallados son impresiones de cuerpos blandos llamados “body fossils”, que tenían una estructura más compleja de lo habitual conformadas por células eucariotas.

Y ahora…

Esos macrofósiles son muy escasos en el mundo; sólo han aparecido en Canadá, Australia, Namibia, China, Rusia y el Reino Unido. Y, de Ediacara, solamente se habían descrito en Brasil y Paraguay otras especies llamadas Cloudina y Corumbella, aunque ya tenían esqueleto. Pero el hallazgo en Olavarría es más antiguo.

A partir de ahora, los especialistas analizarán de manera más exhaustiva la especie hallada, debido a su forma de disco y otros rasgos pero, en un principio, los investigadores se arriesgan a ubicarla dentro de Aspidella, un conjunto de organismos marinos.

Los científicos precisaron que los únicos organismos que existían del momento del que provienen estos restos eran algas unicelulares flotando en el agua, y esto da cuenta de algo más complejo. Por eso es tan importante el descubrimiento.

La investigación comenzó hace años y el estudio fue publicado durante el agosto de 2016, aunque se dio a conocer públicamente ahora. En ese momento, despertó el interés de la comunidad científica, que aprobó datar las impresiones fósiles entre los 541 y 560 millones de años. Esta ubicación temporal ubica a los elementos hallados en el período Cámbrico.

 

 

 

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: