Nueva tecnología en la identificación de deslizamientos de tierra

Los ingenieros han creado una nueva forma de utilizar la tecnología LIDAR para identificar y clasificar los deslizamientos de tierra en una escala de paisaje lo cual puede revolucionar la comprensión de los deslizamientos de tierra en los EE.UU. y revelarlos a ser mucho más comunes y peligrosos que a menudo se entiende.

La nueva tecnología, no subjetiva, creada por investigadores de la Universidad Estatal de Oregon y la Universidad George Mason en los Estados Unidos, puede analizar y clasificar el riesgo de deslizamientos en un área de 50 o más millas cuadradas en unos 30 minutos, lo cual era una tarea que anteriormente podría haber tomado a un experto varias semanas a meses. También puede identificar los riesgos comunes a un área amplia en lugar de sólo un sitio individual.

Tal velocidad y precisión ha revelado que algunas áreas proclives al deslave del noroeste del Pacífico están literalmente cubiertas por deslizamientos de uno u otro momento de la historia. El sistema está basado en nuevas formas de utilizar la detección de la luz y radar, tecnología LIDAR, la cual permite eliminar la vegetación y otras obstrucciones para mostrar las características geomorfológicas del área.

Vista aérea, Deslizamiento de Oso, Condado Snohomish, Marzo 27, 2014
Vista aérea, Deslizamiento de Oso, Condado Snohomish, Marzo 27, 2014

“Con LIDAR podemos ver áreas que están cubiertas 50 a 80 por ciento por depósitos de deslizamientos”, dijo Michael Olsen, un experto en geomática. “Puede resultar que hay 10-100 veces más deslizamientos de tierra en algunos lugares”.

“Los deslizamientos siempre han sido un problema en el noroeste del Pacífico”, dijo Olsen. “Mucha gente está empezando a darse cuenta de lo grande que es el problema.”

Un esbozo de la nueva tecnología fue publicado recientemente en Computers and Geosciences, una revista profesional.

Oregon y Washington, especialmente en el área de Coast Range y Cascade Range, son áreas conocidas por tener deslizamientos frecuentes de tierra y como resultado el Departamento de Geología e Industrias Minerales de Oregon se ha convertido en un líder nacional en la cartografía de estos fenómenos, dijo Olsen. Pero los enfoques anteriores del problema son lentos, y la nueva tecnología, llamada Método de Conexión de Contornos, podría acelerar radicalmente el mapeo generalizado, y de esa manera contribuir a crear conciencia profesional y pública sobre el tema.

A pesar de la prevalencia y la frecuencia de deslizamientos de tierra, éste riesgo no está generalmente cubierto por la mayoría de las pólizas de seguro; la cobertura se puede comprar por separado, pero la mayoría de las personas no lo hacen. Y con el aumento del crecimiento de la población, cada vez más personas se están mudando a lugares más remotos, o a edificios en áreas cerca de las colinas que rodean las ciudades donde el riesgo de deslizamientos puede ser alto.

“Mucha gente no piensa en términos geológicos, así que si ven una colina que ha estado allí por un largo tiempo asumen que no hay riesgo”, dijo Ben Leshchinsky, un ingeniero geotécnico en la Universidad de OSU de Ciencias Forestales. “Y muchas veces no quieren pagar más para tener un avalúo experto de los riesgos de deslizamientos o hacer algo que pueda interferir con sus planes de desarrollo de la parcela.”

LIDAR ya es una herramienta poderosa, pero el nuevo sistema desarrollado en OSU ofrece una forma automatizada para mejorar el uso de la misma, y ​​podría marcar el comienzo de una nueva era del conocimiento de los deslizamientos de tierra, según los expertos. La información podría ayudar en los proyectos de carreteras, puentes, uso del suelo, zonificación urbana, construcción y otras ramas.

Con esta tecnología, un equipo busca automáticamente características en el relieve, como zonas de pendiente pronunciada, que podrían ser evidencia de un deslizamiento de tierra antiguo. A continuación, busca en el terreno para otras características, como depósitos frontales de material en la base. Y en cuestión de minutos se puede hacer clasificaciones imparciales, basados ​​en el comportamiento de deslizamientos anteriores usando los mismos criterios.

La tecnología se aplicó a la región que rodea el derrumbe de marzo de 2014, que mató a 43 personas cerca de la pequeña ciudad de Oso, Washington. En unos nueve minutos fue capaz de analizar más de 2.200 acres y reconoció muchas características de deslizamientos prehistóricos que son evidentes en las imágenes LIDAR en esta región conocida por inestabilidad de laderas.

Con el tiempo, la adaptación de la tecnología incluso podría permitir la monitorización en tiempo real del movimiento del suelo, dijeron los investigadores.

 

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: