Descubierto el segundo dinosaurio en Venezuela: Tachiraptor admirabilis

Este miercoles fue anunciado el descubrimiento de un segundo dinosaurio en Venezuela, el cual ha sido nombrado: Tachiraptor admirabilis.

El Tachiraptor fue encontrado cerca de La Grita, estado Táchira en el oeste de Venezuela. Fueron descubiertos por un equipo de paleontólogos de Venezuela, Brasil, Estados Unidos y Alemania entre quienes se contaba Ascanio Rincón, actualmente investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas. El resto de los investigadores fueron Max Langer, Jahandar Ramezani, Andrés Solórzano y Oliver Rauhut. El Tachiraptor es una especie desconocida de dinosaurio carnívoro de tamaño comparable al de un ser humano.

Los dos dinosaurios de los que se han encontrado restos, Tachiraptor y Laquintasaura, vivían en lo que hoy conocemos como Táchira en el Jurásico, hace unos 200 millones de años.

Tachiraptor1

Los paleontólogos hallaron fósiles óseos de lo que habría sido la tibia y la cadera junto a dos huesos de la pierna (de dos criaturas diferentes). Luego del análisis de los fósiles, sugieren que el nuevo dinosaurio fue un bípedo terópodo, medía entre 1,5 y dos metros “de la nariz a la cola”, y era carnívoro y depredador. Se trata de una especie desconocida hasta ahora para la ciencia y se cree que fue antecesor de las aves actuales.

Los especímenes fósiles fueron encontrados incrustados en una roca sólida en una zona que, según los expertos, era un área volcánica durante el tiempo en el que vivió el ‘Tachiraptor admirabilis’. Concretamente, se trataba de una fosa tectónica que era en sí misma parte de Gondwana, un trozo sobrante del supercontinente Pangea.

Los investigadores creen que el nuevo dinosaurio era probablemente un antepasado de los enormes dinosaurios de Jurásico tardío, como el Tiranosaurius Rex.

Hueso fósil del Tachiraptor admirabilis. (Foto cortesía: Dr. Ascanio Rincón)
Hueso fósil del Tachiraptor admirabilis.
(Foto cortesía: Dr. Ascanio Rincón)

Max Langer, paleontólogo de Vertebrados de la Universidad de Sao Paulo en Brasil, explicó que, a pesar que sólo se encontraron pedazos de huesos, fueron suficientes para diferenciarlo de otros terópodos y confirmar que se trata de una especie nueva.

Los científicos consideran que estos huesos aportan importantes datos sobre cómo fue la extinción de los dinosaurios y ayudan a armar el árbol genealógico de estos animales que incluye una especie aún no descubierta y que sería el eslabón perdido entre los terópodos y los ornitisquios. Los paleontólogos sospechan que esa especie “perdida” debe ser muy parecida al Tachiraptor o a Laquintasaura, las especies halladas en los Andes venezolanos.

El hallazgo de Laquintasaura se dio a conocer en agosto. Según sutiles características esqueléticas, los investigadores determinaron que se trataba de un dinosaurio herbívoro y un poco más pequeño que el Tachiraptor, aunque lucía igual.

Además de establecer la existencia de un nuevo dinosaurio, el hallazgo en Venezuela es único porque muy pocos fósiles antiguos de este tipo se han encontrado en la zona de Táchira, debido principalmente, al poco trabajo que se realiza allí, a diferencia de otras zonas ricas en fósiles.

Los científicos tienen la esperanza de que este logro lleve allí más investigación. Se muestran convencidos de que existen más pruebas que podrán ir formando el árbol genealógico de los dinosaurios.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: